Este año nuestra fiesta de Todos los Santos tiene una intensidad muy especial: en medio de una pandemia donde sentimos tan cerca la fragilidad de nuestra condición humana y la amenaza de la muerte, los hijos de Dios, estamos llamados a dar un testimonio de esperanza y de vida eterna.

El mal y la muerte no se vencen mirando a otra parte, el sufrimiento no desaparece haciendo bromas sobre él o riéndonos de la muerte. La multitud de nuestros santos son la verdadera respuesta al covid-19 y al resto de males. "La victoria es de nuestro Dios" (Ap 5,7) nuestro destino es el cielo, la santidad es el sentido de la vida, todos estamos llamados a ser Santos, esa es la meta. Tenemos miles de ejemplos y toda su ayuda para conseguirlo.

Os invitamos a vivir así esta fiesta. No nos dejemos arrastrar del sin sentido de Halloween, tan irreverente e irrespetuoso en un momento en el que la muerte ha llamado y sigue llamando a tantas puertas.

De modo especial os invitamos a cuidar esta fiesta con los niños, llamados a crecer entre modelos de virtud y de belleza y no entre imágenes monstruos y absurdas justificaciónes del mal.

El día 1 a las 12:30 h, antes de que comience la Misa, os invitamos a que vuestros hijos vengan caracterizados de algún santo. Para todos los niños que participen habrá un regalo. Para el que mejor caracterize el santo, hable de su vida o escenifique algún momento de su biografía, también habrá un regalo especial (unos auriculares inalámbricos).

Habladles a vuestros hijos de los Santos, mostradselos como modelo. Que nuestros hijos sean Santos es asegurarnos que serán plenamente felices. Acompañamos este mensaje del vídeo en el que los padres del beato Carlos Acutis son felicitados en la ceremonia de la beatificación de su hijo. Es un pedacito del "Cielo en la tierra"

¡Cristo ha resucitado!

¡La muerte está vencida!

¡El Cielo nos espera!

¡Feliz fiesta de Todos los Santos!

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now